noviembre 2018


Chez Jérôme Labeguerie

Hossegor es un paraíso cercano. Uno de esos que cualquiera tiene a un paso de casa y que, por razones que desconoce, frecuenta poco. Un lugar perfecto para escaparse, descansar y disfrutar como mandan los cánones. Entre sus muchos atractivos destaca el lago y en él, Chez Jérôme Labeguerie.

Hoy os propongo conocer al bueno de Jérôme. Este tipo es un productor de ostras en el lado sudeste del lago. Comenzó su andadura en el cultivo tradicional de ostras en 1997. Le han otorgado varios premios y por lo que parece, lo borda. Un pequeño paseo separa el centro de Hossegor de la zona de cultivo.

Ahora viene lo mejor, si uno sigue andado por el camino de la orilla hasta el fondo del lago llegará a Chez Jérôme. Un concurrido chiringuito de color azul, propiedad del productor, donde degustar las ostras cultivadas en semejante entorno. Los entendidos las tildan de frescas, carnosas con un ligero sabor a nuez. Para mi, están cojonudas.

Chez Jérôme Labeguerie
1 Avenue du Tour du Lac
40150 Soorts-Hossegor France
T. +33 673 342 162
MAPA · WEB

Croqueta de ave del bar Urkabe

Lo de las croquetas es como lo de las tortillas, increíble. Tu madre siempre las hace mejor que cualquiera en el planeta. Puede ser… o no.

De todos es sabido que para hacer un sabroso bocado de este tipo, además de utilizar buen producto, hay que dar con el punto adecuado de la bechamel bien trabajada. Es importante que no sea un engrudo seco, tipo mazacote. Tampoco ha de ser muy líquido. Tiene que ser cremosa y con sabor equilibrado.

En Donostia/San Sebastián, como en todos los sitios, las hay buenas, muy buenas, malas y más que malas. Para mi, unas de las mejores de la ciudad son las croquetas de ave del bar Urkabe. Grandes, tipo croquetón, cremosas y con el toque crujiente que le da su envoltura de pan rallado frito.

El Urkabe es un modesto bar fuera de las rutas clásicas de pintxos que bien merece una visita. Un pequeño bar del barrio de Gros donde mezclarse con los parroquianos del lugar y disfrutar del aperitivo donostiarra.

Bar Urkabe
Segundo Izpizua, 33 · 20001
Donostia/San Sebastián
T. 943 291 891 · MAPA

Ganbara, un templo del pintxo donostiarra

El Ganbara es toda una institución en Donostia-San Sebastián. Abrió en 1984 y poco a poco se ha convertido en una de las barras imprescindible en la Parte Vieja. Como dicen los modernos, de hoy en día, es un #must. El secreto, trabajar con producto de temporada de primerísima calidad y el buen hacer de cocina.

Para los que vivimos en San Sebastián no es un bar de visita diaria. Todo depende de lo que se disponga en el bolsillo. Pero si para ir habitualmente a degustar su amplia carta de pintxos, fríos y calientes hechos en el momento. Uno va con la idea de un pintxo y termina tomándose tres. A saber:

Gambas con gabardina: dos gambas frescas, carnosas, ensartadas en un palillo y con un rebozado muy fino que deja degustar el sabor del crustáceo, acentuado por un pequeño toque picante que le otorga la pimienta recién molida.

Croissant relleno de cabeza de jabalí, pepinillo y antxoa en salazón. Buena mezcla, tal y como el lector puede apreciar en la fotografía. Es un pintxo frío, clásico en este bar. Es de obligada mención que a diario, en esta casa, se hornean los croissants.

Digno de ver es la amplia variedad de setas que adornan la barra en su parte derecha al fondo. Se pueden comer, previamente cocinadas claro. En el caso que nos ocupa unos níscalos a la plancha con yema de huevo de caserío y sal Maldón.

Esto es un pequeño ejemplo de lo que uno puede zampar en el Ganbara. Se avisa, vayan pronto que en hora punta se pone imposible.

Ganbara
San Jerónimo, 21 · 20003 · Donostia-San Sebastián
T. 943 422 575 · MAPA · www.ganbarajatetxea.com

Kike on tour