junio 2013


Barrenetxe, desayunar bien en Donostia

Kike_on_tour_barrenetxe_desayunoSí, lo se, es jueves te has levantado pronto para ir al trabajo y con las prisas, hoy, has vuelto a desayunar ese café bebido a toda prisa. Se lo que estas pensando… “podrías haber hecho otro post, de otra cosa, pero no sobre ir a desayunar por ahí en plan homenaje. No son horas para ver esto”.

Estoy de acuerdo, no es el momento pero una fuerza interior me ha obligado a contarlo. En ocasiones desayuno de campeonato, (parece el diálogo de una peli), y cuando esto ocurre tengo tres o cuatro sitios por Donostia para hacerlo. Uno de estos lugares es la pastelería Barrenetxe de la plaza de Guipúzcoa.

Kike_on_tour_barrenetxe_desayuno_napolitana_cruasanUn establecimiento amplio, con buena luz, tranquilo, sin barullos, de los que dan ganas de quedarse un buen rato y con gente amable. Cuando entras no sabes muy bien donde mirar porque, de repente, te apetece todo. Te comerías toda la barra de la derecha, pasteles clásicos, mini lemon-pie, pasteles de crema cocida, trufas, bollos suizos, tabletas de chocolate, frutas confitadas, macarrons, tejas, cigarrillos, pastas de té, cruasanes, napolitanas, caracolas, todo tipo de bombones, tartas, etc.

Kike_on_tour_barrenetxe_desayuno_pastel_crema_merengueTras haber pasado por este trance, te dirijes a la izquierda, a la cafetería. Es allí donde empiezas a perder la noción del tiempo, llegas, pides un café, tu bollo preferido, un vaso de agua, te acomodas en la barra o en las mesas del fondo y a disfrutar.

Yo soy de café con leche, con esa crema que me parece mundial, una caracola recién hecha rellena de mermelada de frambuesa y mi periódico. Amiguetes, no hay palabras.

Para probar este tipo de sensaciones dirigirse a:

Pastelería Barrenetxe
Plaza de Guipúzcoa, 9
Donostia-San Sebastián
Tel. 943424482
www.barrenetxe.es

DouGall’s, la cerveza artesana de Liérganes

Logotipo fábrica de cervezas DouGall'sLa primera vez que Nacho Bueno me propuso hacer una visita a DouGall’s para ver como elaboraban sus cervezas artesanas pensé “este está zumbado”. Como ya sabéis, me gustan estas salsas y no tarde mucho en decirle que sí.

Un sábado de noviembre 2012 nos fuimos a Liérganes donde está situada la fábrica, en el barrio de la Vega. Tras las presentaciones, Andrew y Kike nos enseñaron las instalaciones y nos explicaron el proceso de producción de las cervezas. No es difícil, lo complicado es hacer una buena cerveza y ellos la hacen, doy fé.

Volcando los sacos de malta para la elaboración de cerveza artesana en DouGall'sPrimero había que subir al piso superior no se cuantos sacos de diferentes maltas que luego los vaciamos en una tolva. Cada saco 25 kg y aunque parezca increíble es en ese momento cuando te das cuenta que tienes riñones.

En el siguiente paso los granos de malta pasan a un gran recipiente donde, mezclados con agua caliente, se cuecen para hacer una infusión, origen de lo que será la futura cerveza. Esta etapa dura unas dos horas y como no había nada que hacer por allí nos fuimos a almorzar al Bodegón Casa Daniel, un garito tradicional donde el buen comer y el buen beber son marcas de la casa.

Kike_on_tour_dougalls_aperitivo_bodegon_danielPasado este momento de estrés volvimos a la fábrica y procedimos al filtrado del líquido resultante, cuyo agradable olor se extendió por todo el recinto. Por supuesto lo probamos y aquello era un brebaje muy dulce, con cuerpo y de agradable sabor.

Kike_on_tour_dougalls_beer_cervezaDespués de la obtención del mosto, éste se introduce en un depósito donde se hierve y se le aplican los distintas cantidades de lúpulos que por infusión le confieren a la cerveza su característico olor, sabor y amargor.

Kike_on_tour_dougalls_beer_lupulo

En esta texitura llegó la hora de comer y lo hicimos en la fábrica puesto que había que vigilar este último proceso. Apareció por allí un cocido montañes que Andrew había encargado y que acompañamos con cerveza de la casa. Repetimos cocido, repetimos cervezas, echamos una medio siesta y vuelta al lío.

Había pasado el suficiente tiempo para que finalizara el proceso de hervido y tras otro filtrado nos vimos obligados a probar de nuevo el mejunje. Los lúpulos le habían aportado un punto de amargor muy agradable, en cuanto al olor y sabor el resultado había mejorado con creces.

Kike_on_tour_dougalls_beer_probandoA partir de este momento la cerveza pasa a la zona de fermentación, donde se le añaden las levaduras y va adquiriendo el grado alcohólico correspondiente, y más tarde al área de embotellado y almacenado donde se produce una segunda fermentación y se genera el gas propio de la cerveza. Estos procesos duran varias semanas.

Como el día estaba avanzado y habíamos terminado nuestra tarea decidimos volver a casa, no sin antes echarnos una buena siesta. Ya de vuelta durante el viaje, emocionados con la experiencia, comentamos la posibilidad de hacer nuestra propia cerveza, capítulo que comentarémos en este blog en otra ocasión con todo detalle.

Cerveza DouGall’s
Barrio de la Vega 3
39722 · Liérganes
www.dougalls.es

Excursión al Faro de la Plata

Kike_on_otur_onte_ulia_acantilados_faro_de_la_plata Una de las cosas que me gustan de vivir en una ciudad pequeña es que cuando necesitas romper el ritmo de la vida y salir de él, en pocos minutos, puedes hacerlo sin necesidad de transporte. Basta con darse una vuelta por sus alrededores.

Como sabéis vivo en San Sebastián y sí, aquí la gente también se estresa. En estas temporadas de locura yo suelo evadirme dando un paseo por el monte Ulia. El camino comienza en Gros, junto a la gasolinera de la avenida de Navarra y termina en el Faro de La Plata, en Trintxerpe.

Aunque la primera cuesta os pueda parecer dura, ¡ánimo! la recompensa llega enseguida. En cuanto cogemos un poco de altura se ve Donostia desde un punto de vista diferente al habitual. Seguimos subiendo y antes de llegar a la zona recreativa hay que desviarse a la izquierda por un vericueto que nos lleva a la zona alta de Mompás.

Kike_on_otur_onte_ulia_acantiladosA partir de aquí, reina la tranquilidad, la excursión discurre por la ladera del monte que da al mar. Vuestros compañeros de viaje van a ser las gaviotas, la vegetación, algún paseante que os encontréis y unas vistas que no os podéis perder.

Como en todos los caminos hay un cruce donde tendréis que elegir. A la derecha, nos lleva a nuestro destino atravesando la ladera del monte a media altura, carece de complicación alguna. A la izquierda, el camino es más abrupto, subidas y bajadas continuas que se acercan a los acantilados de la zona, de bella factura.

Kike_on_otur_onte_ulia_rocasSi vais por la parte superior no es necesario que llevéis agua, hay una fuente. Si lo hacéis por la inferior meted en la mochila la cantimplora y una linterna, hay que pasar un túnel de unos cien metros. Ambos caminos están marcados.

A medida que transcurre el camino os iréis acercando al Faro de La Plata, un edificio que rompe el perfil del monte y que está enclavado en una zona espectacular. Desde allí podréis apreciar las vistas a la costa cantábrica que nos han acompañado durante nuestro paseo.

Kike_on_otur_onte_ulia_faro_de_la_plataY como no todo va a ser deporte y evasión, en cuanto hayáis bajado a Trintxerpe os aseguro que tendréis hambre así que os propongo que vayáis al O’Romeral a reponer fuerzas. Con ese nombre os podéis imaginar que es un gallego. Por cierto, pediros el pulpo, lo bordan.

Kike_on_tour_o_romeral_pulpoO’Romeral
C/Araneder, 2.
20110. Trintxerpe

Café con hielo en el Museo del Whisky

Kike_on_tour_cafe_con_hielo_museo_del_whiskySiempre me ha gustado el café aunque no he sido un gran fan en su combinación con hielo. Hace cosa de dos veranos, durante un día de intenso calor, iba con mi hermano Gerardo arrastrando el cuerpo por el Boulevard donostiarra. En un momento decidimos tomar un café, la conversación discurrió de la siguiente manera:

G.- ¿Un café en el Museo del Whisky?

Yo.- Un café si, ¿en el Museo de Whisky… qué pereza no?

G.- ¿Cómo? ¿No has probado su café con hielo?

Yo.- Pues no, ¿qué pasa?

G.- Buff… ja, ja, ¡no tienes ni idea! Venga, vamos.

Allí fuimos. He de reconocer que la conversación me dejó a la altura del betún y que durante el trayecto al bar no estaba nada convencido sobre nuestro propósito. ¿Qué tendrá de especial? pensaba. Uno, cuando le nombran café con hielo, se figura lo habitual un vaso con hielos y café.

Al entrar allí tras saludar a Paul, antiguo compañero de batallas de mi hermano, nos prepararon la bebida en cuestión. Primero hacen un buen café, lo meten en la coctelera, añaden hielo y azúcar moreno líquido, (según receta de la casa), un meneito como mandan los cánones y a la copa. El resultado es sorprendente, lo podéis ver en la fotografía.

El sabor, la textura y la presencia es buenísima, con el punto justo de azúcar. Paul ha conseguido que me haga fan del café con hielo, de éste. Tenéis que probarlo.

Museo del Whisky
Boulevard, 5. Donostia
www.museodelwhisky.com

Kike on tour