septiembre 2012


Ascenso a el Pico Urbión

Kike_on_tour_pico_urbion_zurraquinHoy os comento una excursión, clásica de la provincia de Soria, que he hecho este verano: la subida al Pico Urbión (2.228 m) desde la Laguna Negra. De regalo y, ya  que estábamos por allí, nos hicimos el Zurraquín (2.105 m).

La idea inicial era coincidir con un amigo, de esos que hace tiempo que no ves, y hacer algún monte. Al final nos juntamos en Vinuesa una pequeña multitud, a saber: dos de San Sebastián, uno de Zaragoza y tres de Canicosa de la Sierra. Desde allí nos acercamos al aparcamiento que da acceso a la ascensión (1.600 m).

El primer tramo, una media hora, es una pista de asfalto que te lleva a la laguna. Una vez allí ascendimos por una fuerte pendiente, sin complicaciones, hasta llegar a un balcón natural donde hay unas buenas vistas de la Laguna Negra y de la zona.

Kike_on_tour_laguna_negraDespués nos dirigimos por una suave subida hasta la Laguna Helada, donde se aprecia claramente la forma del antiguo glaciar que se formaba en estas montañas y de allí llegamos hasta el collado que está en la base del Zurraquín.

Tras un breve refrigerio, proseguimos llegamos a la base del Pico Urbión. Antes de hacer cima nos dirigimos a ver el nacedero del río Duero que está por allí. Entre la sequía y que es el principio salía un hilillo de agua. Parece mentira que unos kilómetros más abajo sea ya un río importante. Seguidamente nos dirijimos a la cima de nuestro primer objetivo, donde después de abrigarnos, comimos y descansamos placenteramente.

Una vez descansados nos encaminamos hacia el risco Zurraquín, un monte sorprendente no por su altura o dificultad sino por lo peculiar de su cuerda hasta la cima. Una infinidad de piedras levantadas verticalmente hacen de este paisaje un lugar extraño que alberga un montón de leyendas y opiniones al respecto. Tardamos una hora desde la cima de Urbión, a ritmo alegre. (La primera foto que ilustra este post está tomada desde la cima. Al fondo a la derecha se ve el Pico Urbión). Después bajamos por un camino distinto al que habíamos subido llegando de nuevo a la Laguna Negra.

Ya en Vinuesa, regamos el gaznate con unas cervezas que estoy seguro que nos habíamos ganado. Desde aquí agradecer a Jesús, Pedro, Tomás, Mikel y a la otra persona que fue y que en estos momentos no recuerdo su nombre. (Quedaré a la altura del betún pero que le vamos a hacer, la vida es así).

Una excursión muy recomendable, bonita, no resulta larga, de paisajes espectaculares. Nosotros la hicimos hace un par de semanaso con un día espléndido. En la cima hay que abrigarse, suele correr un vientito curioso. En invierno cuidadín con la nieve y los hielos.

Laguna Negra
Soria
Kike on tour